Fachada del Obradoiro

La Fachada del Obradoiro la preside Santiago Peregrino entre sus dos torres de 74 metros de altura, la de la Carraca a la izquierda y la de las Campanas a la derecha. En 1738, Fernando Casas Novoa presentó su proyecto, que aún se conserva en el archivo catedralicio, para construir una nueva fachada . Las obras comenzaron ese mismo año y en recuerdo a los talleres de canteros (obradoiros en gallego) abierto a sus pies, recibió el nombre de Fachada del Obradoiro. Fernando Casas falleció el 25 de noviembre de 1750 poco antes de la finalización de las obras.

Fotografías Fachada del Obradoiro

Plano interactivo Fachada del Obradoiro

Fachada del Obradoiro

Fachada Obradoiro La Peineta

La fachada del Obradoiro la centra el gran espejo barroco, y la rematan Santiago Peregrino con sus discípulos, Atanasio y Teodoro,  y el emblema catedralicio con el arca, la estrella y los ángeles.

1 of 9

Entrada al Palacio de Gelmírez

 

2 of 9

Entrada al Museo de la Catedral

 

3 of 9

Torre de la Carraca

4 of 9

Torre de las Campanas

5 of 9

Salomé madre de Santiago, Santiago Alfeo y Santa Bárbara

Los mejores escultores del momento trabajaron en la decoración de la Fachada del Obradoiro, cuyas imágenes, como aquí Salomé, madre de Santiago, están relacionadas con el titular del templo. Abajo Santiago Alfeo y Santa Bárbara.

6 of 9

Los mejores escultores del momento trabajaron en la decoración de la Fachada del Obradoiro, cuyas imágenes, como aquí Zebedeo, padre de Santiago, están relacionadas con el titular del templo.Los mejores escultores del momento trabajaron en la decoración de la Fachada del Obradoiro, cuyas imágenes, como aquí Zebedeo, padre de Santiago, están relacionadas con el titular del templo. Abajo San Juan y Santa Susana.

7 of 9

Hogar de la cocina del Palacio de Gelmírez y, a su lado, espacio destinado a útiles para la cocina y alimentos.

Hogar de la cocina del Palacio de Gelmírez y, a su lado, espacio destinado a útiles para la cocina y alimentos.

8 of 9

La balconada del Obradoiro con su sucesión de columnas de orden jónico.

La balconada del Obradoiro con su sucesión de columnas de orden jónico.

9 of 9

Introducción Fachada del Obradoiro

Comentario histórico Fachada del Obradoiro

En 1738 cuando se comienza a construir la fachada del Obradoiro, la Catedral de Santiago ya tenía una fachada de la que formaba parte el Pórtico de la Gloria y a ambos lados tenía dos torres de distintas alturas.

Fachada Maetana 1657 Vega Verdugo

Esta antigua fachada estaba mal conservada y una de las torres presentaba importantes problemas de conservación.

Este hecho y la decisión de resaltar la figura de Santiago fue el motivo por el cual el Cabildo Catedralicio le encargarse una nueva fachada a Fernando Casas Novoa

Fernando Casas presentó su proyecto de la fachada del Obradoiro en el año 1738 e inició las obras ese mismo año finalizando en 1750.

Proyecto de Fernando Casas

Fernando Casas no pudo ver su obra terminada al fallecer unos meses antes.

Curiosidades de la Fachada del Obradoiro

El inquilino de la Torre de las Campanas

En la torre derecha de la Fachada del Obradoiro, la de las Campanas, vivió – de 1942 a 1962 – el ultimo campanero de la Catedral. Era una casa bajo los tejados de unos trecientos metros cuadrados con una amplia cocina un comedor y dos habitaciones.

Se trata de Ricardo Fandiño Lage que vivía con su mujer y tres hijos. Tenia un gallinero ubicado en las almenas de los tejados y era famoso el quiquiriquí de su gallo en Santiago.

Cuando entró como campanero cobraba solo 180 pesetas al mes y empezó a coger encargos de sastre. Cuando murió el sastre oficial de la Catedral, Ricardo Fandiño asumió empezó a realizar todos los arreglos de sastrería para el clero. Dado que estos le pagaban con un “que Dios te los pague”, siguió cosiendo para los hombres y no para Dios.

La inclinación de la Torre de las Campanas

Desde su construcción la torre de las Campanas presenta una leve inclinación de unos 40 centímetros. La inclinación viene desde su construcción en la Edad Media, llegándose a plantear entonces su reconstrucción. En el siglo XVII en su lado oeste se levantó un contrafuerte para evitar el avance de la inclinación.

La aspa la Torre de la Carraca

La Torre de la Carraca alberga en su parte superior un dispositivo en forma de “aspa” de madera y metal. Unas tablillas son golpeadas cuando se gira el aspa con una manivela, produciendo un ruido seco y “triste”. Es la “carraca”, cuyo “fúnebre” sonido se utilizaba en la solemnidad de Viernes Santo, cuando se conmemora la Pasión de Cristo. También hoy día podemos escucharlo gracias a una reciente restauración y reposición del elemento principal.