Capilla de San Bartolomé o Santa Fe

 

Interior de la Catedral

 

La Capilla de San Bartolomé o Santa Fe tiene unos muros que han permanecido esencialmente inalterados respecto a su construcción. En el lateral izquierdo podemos ver uno de los mejores monumentos funerarios de la catedral de Santiago, hecho con piedra blanda de Coimbra, más blanca que el granito y de grano fino, lo cual permite un trabajo cuidado y minucioso, incluso un cierto preciosismo, como vemos en las ropas y mitra del difunto. Éste, asiendo un libro, está representado en sus facciones y manos con acusado realismo. A sus pies, un fiero león recostado “protege” su “sueño de la paz”. El sencillo retablo, en piedra dorada y policromada, lo preside una Virgen del Buen Consejo, con San Bartolomé, patrón de la capilla, a un lado, y Santiago el Mayor, patrón de la catedral, al otro. La decoración entorno a las imágenes es también típicamente renacentista, rematándose el conjunto con un frontón en el que aparece Cristo Varón de Dolores.

Ubicación


 

Historia de la Capilla de San Bartolomé o Santa Fe

Capilla de San Bartolomé de la Catedral de Santiago de Compostela
Capilla de San Bartolomé

Junto a la puerta de la Vía Sacra, al final del deambulatorio y entorno al sepulcro apostólico se abre otra de las primitivas capillas románicas. Pertenece, según algunos estudiosos, al inicio de la segunda fase constructiva de la catedral. Sin embargo, existe diversidad de opiniones acerca de si se paró por completo la fábrica, o si, por el contrario, se hicieron algunos trabajos menores más lentamente. Entre los que defienden esta postura, Durliat sostiene que durante esta interrupción del trabajo se levantaron y decoraron las capillas inmediatas al crucero. Son la de San Andrés en el lado sur, donde hoy se abre la capilla del Pilar, y la de Santa Fe en el lado norte, que es la que aquí nos ocupa. Fue en el siglo XVI que esta última pasó a ser la capilla de San Bartolomé, cuando en 1515 el canónigo Rodríguez Sotomayor fundó en ella cinco capellanías. Años después, él mismo recibiría sepultura en el suelo de la entrada del recinto.

 

Los muros de esta capilla han permanecido esencialmente inalterados respecto a su construcción. Presenta un perfil semicircular al exterior pero poligonal al interior, y está cubierta por una bóveda. La iluminación corre a cargo de tres ventanas abocinadas de buen tamaño, cerradas por arco de medio punto sobre columnas adosadas al muro. Pero sería el siglo XVI, con el cambio de dedicación de la capilla, el que dejaría una mayor huella en el espacio. En el año 1521 murió el maestrescuela don Diego de Castilla, biznieto del rey Pedro I de Castilla, dejando como heredero a Alonso de Fonseca, quien renunció en nombre del hermano del finado, don Pedro de Castilla. Este último debería hacerse cargo del cumplimiento del testamento de su hermano, en el que se dispone encargar el sepulcro de don Diego, además un altar para esta capilla, al flamenco Maestre Arnao.

 

El maestro realizó uno de los mejores monumentos funerarios de la catedral, hecho con piedra blanda de Coimbra, más blanca que el granito y de grano fino, lo cual permite un trabajo cuidado y minucioso, incluso un cierto preciosismo, como vemos en las ropas y mitra del difunto. Éste, asiendo un libro, está representado en sus facciones y manos con acusado realismo, basándose posiblemente en la mascarilla mortuoria del maestrescuela. A sus pies, un fiero león recostado “protege” su “sueño de la paz”. Y si el yacente resulta un retrato físico de don Diego, la inscripción votiva esculpida en la yacija lo es de su espíritu y personalidad, resaltando el rango, prestigio, virtudes y condición del personaje.

 

Cobija este sepulcro una estructura a modo de arco de triunfo, de clara orientación renacentista, tanto por su concepción como por la decoración de candelieri, putti, medallones, trofeos militares y angelotes que portan el escudo familiar. Bajo el arcosolio, un relieve representa la Resurrección de Cristo, también con composición y formas típicamente renacentistas, como las de los personajes clásicos que en el frontón contemplan una calavera. Es la muerte sobre la que triunfará la Resurrección.

 

El sencillo retablo, en piedra dorada y policromada, recuerda al de la cercana capilla del Salvador, por lo que ha sido puesto en relación con la órbita de Juan de Álava. Lo preside una Virgen del Buen Consejo, con San Bartolomé, patrón de la capilla, a un lado, y Santiago el Mayor, patrón de la catedral, al otro. La decoración entorno a las imágenes es también típicamente renacentista, rematándose el conjunto con un frontón en el que aparece Cristo Varón de Dolores. Los tondos con calaveras que aparecen a los lados del tímpano enlazan el retablo con el coetáneo sepulcro de don Diego de Castilla.

 

Accedemos a esta capilla atravesando una reja cuya autoría ha sido vinculada a Guillén de Bourse, siguiendo un diseño similar en sus balaustres a la que fue colocada en la capilla del Salvador hacia 1534. Destacan también los capiteles que flanquean a los vegetales de la entrada. Uno representa la condena de la Fe, con el verdugo portando la espada camino del suplicio. El otro, la autoinculpación de San Caprasio ante el ejemplo de aquélla al confesar sus creencias. Ambos evidencian la dedicación original a Santa Fe de esta capilla, y de hecho están relacionados con Santa Fe de Conques, en Francia, iglesia de peregrinación camino a Santiago.


Fotos de la Capilla de San Bartolomé


Te puede interesar:

error: Contenido protegido