CATEDRAL DE SANTIAGO DE COMPOSTELA

Foto nocturna de la Catedral de Santiago

¿Qué quieres conocer de la Catedral?

Conoce a fondo todos los espacios de la Catedral de Santiago de Compostela

EXTERIOR

Fachada del Obradoiro, Fachada de Platerías, Fachada de Azabachería, Fachada de la Quintana, Torre de la Carraca, Torre de las Campanas, Torre del Reloj
VER

INTERIOR

El Botafumeiro, la Puerta Santa, el Baptisterio, los Órganos, la Sacristía, la Cripta Apostólica, El trasaltar, las naves y el crucero
VER

CAPILLAS

Capilla Mayor, Capilla del Pilar, Capilla de Mondragón, Capilla de la Azucena, Capilla del Salvador, Capilla de nuestra Señora la Blanca ....
VER

ESPACIOS MUSEALIZADOS

Excavaciones arqueológicas El Claustro, Palacio de Gelmírez, Biblioteca y sala Capitular, Capilla de las Reliquias, Capilla de San Fernando
VER

COLECCIONES DEL MUSEO

Artes Textiles, Orfebrería, Pintura, Tapices, Elementos arquitectónicos y escultura
VER

ARCHIVO CATEDRALICIO

Códice Calixtino, Tumbo A, Tumbo,B, Breviario del Canónigo Miranda
VER

PÓRTICO DE LA GLORIA

Tímpano, Parteluz,Arcos Laterales,Mensaje, Cripta, Tribuna
VER

HISTORIA DE LA CATEDRAL

Descubrimiento del Sepulcro, construcción de la primeras iglesias, Consagración de la Catedral, transformaciones a lo largo del tiempo
VER

La historia de la Catedral de Santiago comienza en el año 813 con el descubrimiento del mausoleo con las reliquias de Apóstol Santiago y la construcción de una pequeña capilla de piedra y barro.

En los años posteriores se construye una segunda iglesia al quedarse pequeña la primera. Es destruida en el año 997 por el ataque del caudillo musulmán Almanzor. En el año 1003 se construye una tercera iglesia.

La actual Catedral es la cuarta y definitiva iglesia. Las obras comienzan en el año 1075, por la Capilla del Salvador, y su consagración tiene lugar el 21 de abril de 1211.

Orígenes e historia de la Catedral 

El Apóstol Santiago el Mayor tras ser decapitado en Palestina en el año 44 d. C., Atanasio y Teodoro, discípulos de Santiago, recogieron el cuerpo de su maestro y, colocado en una barca (de piedra según algunas leyendas), navegaron milagrosamente a la deriva hasta las costas que el Amigo del Señor había predicado en vida: la Hispania romana.

Arribaron al Finisterrae, las costas de la Gallaecia, y entrando por la Ría de Arosa y tras diversas vicisitudes en las que se cruzan leyenda y realidad arqueológica (Reina Lupa, Pico Sacro…), depositaron el cuerpo del Apóstol Santiago en un mausoleo romano del siglo I ubicado en una necrópolis en el Libredón. 

Durante siglos, la cámara subterránea y la necrópolis que la rodeaba fueron asiduamente visitados por una pequeña comunidad cristiana local, de la que poco o nada se sabe, pero que debió ser diezmada hacia el siglo VIII.

Descubrimiento del sepulcro del Apóstol Santiago

En el año 813 (según versiones, 820 y hasta 830) se produjo el milagroso descubrimiento de las reliquias del Apóstol Santiago bajo la maleza. Las encontró un ermitaño, de nombre Pelayo,  que vio allí signos celestiales: estrellas que se movían de modo milagroso y cánticos angelicales.

Construcción de las primeras iglesias

 (813): la primera iglesia

Enseguida avisó a su obispo, Teodomiro, cuya sede estaba en una antigua villa romana próxima, Iria Flavio. El prelado comunicó la noticia al rey astur Alfonso II “El Casto”, quien mandó a levantar una primera capilla de piedra y barro junto al antiguo mausoleo.

Este templo recibió en el 834 un Preceptum regio que lo convertía en sede episcopal y le otorgaba poder sobre los territorios próximos.

A su alrededor, buscando su protección, comenzaron a establecerse los primeros pobladores y grupos monacales de benedictinos encargados de la custodia de las reliquias. Eran los primeros pasos de la futura Catedral de Santiago y de la ciudad.

 (872-899): la segunda iglesia

La primera iglesia enseguida se quedó pequeña para acoger a los fieles, por lo que entre el año 872 y el 899 Alfonso III El Grande (sobrino del anterior Alfonso), hizo construir un templo mayor en estilo visigótico, de tres naves y generosas proporciones para la época.

Utilizó en su construcción algunos materiales procedentes de territorios ya reconquistados a los musulmanes y otros cuyo lujo respondía a la importancia que concedían a este templo (pórfidos, mármoles…). Esta segunda iglesia fue destruida por el ataque del caudillo musulmán Almanzor en 997.

 (1003):  la tercera iglesia 

Casi de inmediato, en 1003, el obispo San Pedro de Mezonzo y el rey Bermudo II la reconstruyeron. Con este templo tiene lugar el auge de las peregrinaciones y convierte a Santiago de Compostela en uno de los señoríos feudales más grandes de la Península Ibérica.

(1075): La cuarta y definitiva iglesia

Las obras de la Catedral de Santiago empiezan 1075 por la Capilla del Salvador y como podemos leer en sus capiteles “en tiempos del obispo Diego Peláez y con Alfonso VI como rey”.

Las obras se encargan, según el códice calixtino, al Maestro Bernardo el viejo junto a Roberto y otros cincuenta canteros más.

Tras levantar las tres capillas centrales de la girola y debido a las turbulencias políticas de la época las obras sufren un parón.

En 1101 con Diego de Gelmírez como obispo de Santiago se retoma las obras con Bernardo el Joven nieto del primer maestro, aunque también se suele hablar de un maestro llamado de Platerías.

En 1105 se consagra un crucero prácticamente terminado, con sus dos fachadas laterales.

Tras algunas revueltas en 1120 el obispo Gelmírez es nombrado arzobispo lo que facilita que Santiago sea sede metropolitana en detrimento de Mérida, aún sin reconquistar a los musulmanes. Con la autoridad del arzobispo Gelmírez prosiguen las obras.

El fin de las obras se sitúa, según el códice calixtino, entre 1122 y 1124. Sin embargo, y como se puede leer en uno de los libros del Códice, se deduce que la fachada occidental no estaba finalizada, es más que nada de ella estaba aún en pie.

En 1168 el rey Fernando II firma un contrato con el Maestro Mateo, ya a cargo de las obras, un contrato para finalizar las obras de la Catedral y, por tanto, su fachada occidental también.

En abril de 1188 se colocan los dinteles del Pórtico de la Gloria.

Terminada la cripta del Pórtico y construido el coro de piedra que ocupaba los primeros tramos de la nave central se remata la iglesia con la fachada occidental maetana abierta permanente al exterior por grandes arcadas que se correspondían con los arcos interiores del Pórtico de la Gloria.

Consagración de la Catedral de Santiago

La consagración solemne de la Catedral tiene lugar el 21 de abril de 1211 en presencia del rey Alfonso IX y el arzobispo Pedro Muñiz. En diversos puntos de la Basílica podemos ver cruces de consagración.

Transformaciones de la Catedral de Santiago a lo largo del tiempo

A mediados del siglo XIII se levanta un claustro adosado a sur de la nave central.

En los siglos XIII y XIV se construyen capillas que empezaron a alterar las cuatro románicas semicirculares del crucero y las cinco de la cabecera.

Las más antiguas son las de Nuestra Señora la Blanca o de los España y la del Sancti Spiritus. También en estos ante las revueltas contra los prelados, se refuerza con almenas toda la parte superior de la Catedral.

En el siglo XV se construye una torre defensiva en la puerta sur que será la base para la actual Torre del Reloj.

En 1521 se empieza a construir un nuevo claustro plateresco sobre el antiguo, que había sufrido demasiados daños en las revueltas. Su construcción finaliza en 1590.

Hacia la mitad del siglo XVII el canónigo Vega y Verdugo impulsa un ambicioso plan de reformas que comienza por la cabecera de la Catedral.

La cabecera de la Catedral de Santiago se ubicaba en la actual plaza de la Quintana. Esta era uno de los espacios más concurridos de la ciudad: se celebraba el mercado, se enterraba a difuntos y se realizaban gestiones de casas consistoriales próximas. Era un caos de capillas, muros entrantes y salientes.

Se encarga a José de la Peña un proyecto para dar coherencia y regularidad a parte de la Catedral.

Encierra todas las capillas posteriores y abre el Pórtico Real, la Puerta Santa, la Puerta de los abades y un espacio dedicado a dar la comunión a los romeros. Se sustituyen las almenas, ya innecesarias, por una crestería y pináculos de estilo barroco.

Construcción de la Fachada del Obradoiro

Pero lo que más va a influir en el aspecto barroco que tiene el exterior de esta Catedral Románica serán las obras de la fachada del Obradoiro.

En la fachada románica, ya pasada de moda, se había tenido que reforzar una de sus torres y su gran rosetón con vidrios, requería constantes y costosas reparaciones.

En 1738 se encarga a Fernando Casas la construcción de una nueva fachada que fuera una apoteosis de Santiago y de la monarquía española.

Motivos técnicos hacen que se aproveche la antigua fachada en la construcción de la nueva. El nuevo aspecto de la Catedral es el que hoy en día conocemos.

Configurado el aspecto exterior de la Catedral en su interior las obras no cesan. Se construyen la mayoría de los retablos de las capillas y se modifica la arquitectura de algunas. Destacan dos nuevas la capilla del Pilar y la del Cristo de Burgos.

La transformación interior más importante es baldaquino de la Capilla Mayor donde desde el medievo estuvo el cimborrio de Gelmírez sobre la imagen sedente de Santiago del siglo XIII, a la que se subían los peregrinos para tocarla y ponerse su corona.

En 1758 un incendio daña la fachada norte, fachada del Paraíso, por la que entraban los peregrinos procedentes del camino francés. Se hace necesaria la construcción de una nueva fachada que se finaliza en 1769 con un estilo neoclásico.

EXTERIOR DE LA CATEDRAL DE SANTIAGO

Cuatro fachadas, con sus respectivas plazas y tres torres conforman el exterior de la Catedral de Santiago

EL PÓRTICO DE LA GLORIA

Obra cumbre del arte universal diseñada por el Maestro Mateo, era la entrada occidental de la catedral.

INTERIOR DE LA CATEDRAL DE SANTIAGO

Numerosos y preciosos espacios que nos cuentan la maravillosa historia de la Catedral de Santiago.

COLECCIONES DEL MUSEO DE LA CATEDRAL SANTIAGO

Valiosas piezas de arte custodiadas por el Museo de la  Catedral

ARCHIVO CATEDRALICIO DE LA CATEDRAL SANTIAGO

Conoce todos los secretos de esta obra cumbre del románico